Historia

HISTORIA

El Choy Li Fut es un sistema de Kung Fu del sur de china fundado en 1836 por un famoso artista marcial de ese periodo, Chan Heung. Aun siendo un estilo del sur, el Choy Li fut resulta único entre ellos gracias a la influencia de uno de los maestros de Chan Heung, el cual le dio al sistema rápido y ágil trabajo de pie y las posiciones y movimientos versátiles del Norte de China; de hecho, Chan Heung aprendió del propio maestro Choy Fok, monje del Templo Shaolin del Norte, muchas de las técnicas que ahora desarrolla el Choy Li Fut.

Chan Heung nació en la aldea de King Mui, en el distrito San Wui de la provincia de Kuang Tung, en el año 1806.

Cuando tenía 7 años comenzó su aprendizaje del kung Fu de Shaolin, de manos de su tío Chan Yuen-woo, que era un luchador de Shaolin muy conocido.
Le enseño las artes marciales. Aunque solo fuera un niño, Chan Heung era fuerte y aprendía rápidamente. Tenía una habilidad y se ganó rápidamente el afecto de su tío, que se esforzaba por enseñarle todo lo que el sabia. En pocos años, el Kung Fu de Chan Heung había progresado tan notablemente que fue invitado por su tío a abrir una escuela en el pueblo de San Wui.
Pasaba el tiempo, su reputación crecía y también aumentaba el número de alumnos. Un día descubrió que otro Maestro, con el nombre de Li Yau San, había sido invitado a enseñar en el vecindario. Li era discípulo del monje Shaolin Yi Si y se decía que su destreza era formidable.
Chan Heung, que poseía una fuerte voluntad y era amante de un buen combate, decidió probar su destreza. Haciéndole una emboscada a li Yau San cuando salía de un restaurante: trato de tirarlo al suelo poniendo sus manos alrededor de la cintura de Li. Sin embargo, Li tomo el ataque con calma, doblo sus rodillas levemente, dejo caer su Chi y su centro de gravedad, de manera que no importaba los muchos intentos de Chan Heung, pues no podía desplazarlo. Li entonces giró, levantó el pie para proyectar y patear a Chan Heung, lanzándolo a varias yardas. Li sintió curiosidad al ver que un agresor era capaz de saltar si haberse lesionado después de la caída. Li reprendió al joven intrépido por su comportamiento advirtiéndole que podría haber muerto en el intento, pero también quiso saber a qué escuela pertenecía y la razón por la que lo había a tacado de una manera tan engañosa en vez de desafiarlo abiertamente a un combate, Chan Heung se sintió avergonzado, respondió que su ataque había sido idea suya en su intento de probar la destreza que le hacía tan famoso, y además no quería implicar a su maestro en su derrota personal.

Días después Chan Heung se convirtió en discípulo de Li Yau San, con el cual permaneció durante 5 años en los que aprendió lo que a Li Yau San le había costado muchos años aprender.
Después de estos años de entrenamiento con Li Yau san este decidió que el Kung Fu de Chan Heung había alcanzado tal nivel que necesitaba un maestro con experiencia tanto en aspectos externos como en internos. Así, le sugirió que viajara a la montaña Lau Fo para convertirse en discípulo del legendario monje del templo Shaolin Choy Fok.
Choy Fok fue uno de los mejores artistas marciales que salieron del templo Shaolin. Este perfecciono sus fuerzas externas e internas hasta tal punto que nadie se atrevió a desafiarle mientras residió en el templo. Cuando el templo Shaolin fue destruido por el cruel ejercito de la dinastía manchú de los Ching, Choy Fok decidio cultivar su budismo en la soledad de la montaña de Lau Fo.
Durante la toma de sus votos se le quemó seriamente la cabeza con los inciensos. Las feas cicatrices resultantes le dieron su apodo: “El moje con la cabeza herida”. Con esa descripción Chan Heung emprendio viaje hacia el monte Lau Fo. Debía encontrar al anciano monje.
Tal y como relata la tradición un día en que inspeccionaba el terreno de la montaña, llegó a un pequeño patio donde un viejo que llevaba un gorro para protegerse del mal tiempo preparaba su cena.
Al principio Chan Heung no podía creer lo que estaba viendo. Si perderse un detalle, observaba como la figura del anciano cortaba madera para la brasas. Pero no era un hacha lo que usaba pudo comprobar que cortaba limpiamente tres gruesos trozos del árbol con la única ayuda de sus manos. Chan heung había oído hablar de tales destrezas, desarrolladas solo por maestros enormemente habilidosos de los cuales la historia china habla (y a los que, por cierto, todavía hoy día se puede encontrar en China).
Volviendo a su objetivo original de encontrar al monje con la cabeza herida, Chan Heung interrumpió al anciano en su labor y le pregunto si conocía al monje Choy Fok, recluido en esa montaña.
¡Que poco sabia Chan Heung que estaba realmente hablando con Choy Fok! El viejo le pregunto quién era y Chan Heung le hablo de sus antecedentes, de su pueblo natal y de su búsqueda esperando ampliar su conocimiento marcial.
El viejo le respondió que el monje no estaba allí y que debería volver a King Mui ya que sabía que Choy fok no deseaba enseñar Kung fu nunca más.
Abatido, pero no derrotado, Chan Heung argumento que había viajado un larguísimo camino y aunque no pudiera encontrar al monje shaolin no volvería a King Mui. Le pidió quedarse con él y esperar a Choy Fok. Sin molestarse el monje se agacho y siguió cortando madera. En esto se le cayó el gorro quedando a la vista varias feas cicatrices en su cabeza afeitada.
Así es como chan Heung se dio cuenta de que ese extraño anciano era el monje Choy Fok. Le rogó ser su discípulo. La única respuesta de Choy Fok fue que su ocupación actual era practicar y cultivar el budismo exclusivamente, y que si lo deseaba podía quedarse a estudiar budismo y meditación.
Esta no era la respuesta que esperaba, pero Chan Heung supo que debía quedarse a aprender cualquier cosa que viniese del viejo Choy Fok
Después de varios años estudiando budismo y meditación durante el día y practicando Kung fu de manera secreta por la noche, Chan Heung se encontraba un día practicando sus técnicas de patadas contra rocas pesadas. Desconocedor de que el viejo monje había observado cuidadosamente su práctica nocturna a lo largo de los años y que también lo hacía en ese momento, Chan Heung dio una patada a una roca particularmente pesada y la desplazo unos cuatro metros.

Choy Fok se delato riéndose y le pregunto que si eso era lo mejor que podía hacer. Chan Heung pensó que lo había hecho bastante bien, considerando que era una roca tan pesada y la había lanzado tan lejos.
Rápidamente, Choy Fok, usando un solo dedo del pie, envió la roca mucho más lejos. Chan Heung quedo abrumado ante tal demostración de fuerza sobrehumana y le rogo que le enseñara.

Choy Fok le conto como lo había estado observando en sus entrenamientos, habiendo notado que su estudio del budismo y la meditación habían mejorado su Kung fu externo aportándole fuerza interior.
Ahora veía que Chan Heung estaba preparado para aprender el Kung Fu que le ayudaría a desarrollar su poder y su fuerza. Y para equilibrar su trabajo interior y exterior también aprendería técnicas del muñeco de madera, una forma única de entrenamiento externo.
Después de ocho años de entrenamiento intensivo con Choy Fok, Chan Heung ya está preparado para regresar a King Mui. Además de las técnicas del muñeco de madera, el monje le enseño el trabajo de pies del Kung Fu del norte, incluyendo los pasos, las posiciones, las técnicas de patadas, y un “tsop choi” (puñetazo directo) especial que se realizaba extendiendo los dedos hacia adelante hasta la primera articulación.
Cuando Chan Heung volvió a King Mui, combino el trabajo de pies del norte, el tsop chui y las técnicas del muñeco de madera del monje Choy Fok con el Kung Fu shaolin que había aprendido de Yuen Woo y Li Yau San, para formar un nuevo y completo sistema de Kung Fu, el CHOY LI FUT.
El nombre fue elegido en honor a sus maestros. Choy en recuerdo del viejo monje Choy Fok, Li por Li Yau San, y Fut (Buda) para conmemorar la influencia del budismo y del templo de Shaolin.
Chan Heung no tuvo la oportunidad de establecer la práctica del muñeco de madera en el sistema de Kung Fu hasta que fue bastante mayor. Al volver a King Mui en seguida se vio envuelto en la revolución Tai ping contra la dinastía ching. Durante todo este tiempo tormentoso viajo constantemente por el sur de china para instruir a los revolucionarios usando su nuevo sistema de Kung Fu.

Solamente después de la revolución, cuando de nuevo regreso a King Mui estableció un lugar con muchos muñecos de madera diferentes para esta práctica especializada. Como para entonces era mayor y el Choy Li Fut era muy conocido en todo el sur de China no todos lo que aprendieron y practicaron el sistema tuvieron la oportunidad de aprender las técnicas del muñeco de madera.
Entre las diferentes prácticas de entrenamiento que Chan Heung enseño cabe destacar las siguientes: chin jong (muñeco de balanza), sah bau jong (muñeco de saco de arena), mui fa guen jong (poste de flor de ciruelo) y tung yen jong (muñeco de cobre, usado para golpes con un abanico en puntos de presión).
Chan Heung transmitio el conocimiento de los muñecos de madera a su hijo Chan koon-Pak. Este sigui muy de cerca los pasos de su padre y cuando Chan Heung murió en 1875, Chan Koon-Pak continuo el legado de su famoso progenitor.
El conocimiento de la técnica estos muñecos de madera se extendió a Kwangchow (Cantón) cuando dos ávidos practicantes de Choy Li Fut, Choy Kwai-Yuen y su hijo Choy Pak-Dat, invitaron a Chan Koon-Pak a enseñar el estilo a la gente de su localidad, una ciudad grande como Kwangcho. Como tenían un gran patio donde colocar todos los muñecos d madera, Chan koon-Pak pudo enseñar esas técnicas únicas a muchos practicantes de Choy Li Fut de esa ciudad.

El alumno número uno de Chan Koon-Pak fue su propio hijo, Chan Yiu-Chi. Entre otros maestros famosos de Choy Li Fut que aprendieron las técnicas del muñeco de madera de manos de Chan Koon-Pak, están: Tan San (el padre de Bank Sing Choy Li Fut), Ngan Yin-Ting y Woon Fook.
Cuando Chan Koon-Pak murió, Chan Yiu-Chi se convirtió en el tercer patriarca del sistema Choy Li Fut. Estaba muy bien educado, era culto y tenía una estructura corporal delgada y atlética. La gente que no sabía que era un artista marcial pensaba que era un erudito.
En los círculos del Choy Li Fut se cuentan a menudo historias que ya son tradicionales, en las que se detalla la fuerza y el poder de Chan Yiu-Chi en relación con la práctica del muñeco de madera. Una de esas historias se refiere a un famoso gran maestro del sistema de Kung Fu de Shaolin del norte, Ku Yu-Cheong. Ku Yu-Cheong fue uno de los principales instructores de la asociación de artes marciales “Ying Mo” en Kwanchow y, después de haber tenido noticia de la experiencia y fuerza de Chan Yiu-Chi, decidio ver si estas historias eran ciertas y asi poder incorporarlo a la asociación “Ying Mo”.
Según cuenta la historia, Chan Yiu-Chi pidió educadamente a Ku Yu-Cheong que demostrara las técnicas de palma de hierro por las que era famoso. Ku se acercó al chin jong, puso la palma de la mano en la parte superior de uno de los brazos del muñeco, hecho de una madera gruesa y fuerte, y con un repentino golpe cargado de energía interna lo rompió.
Chan Yiu-Chi aplaudió su eficacia y poder entonces Ku Yu-Cheong le comento que él no estaba muy familiarizado con el kung fu del sur ¿podrían los estilos del sur hacer lo mismo que había hecho con tanta habilidad?.
Chan Yiu-Chi se acercó pausadamente al otro brazo central del muñeco y con un escasamente perceptible “Kwen Kiu” (usando el antebrazo para golpear) lo partió en dos. No hace falta decir que Ku Yu-Cheong quedo impresionado y la historia pronto se convirtió en la conversación de todo Kwanchow.
Otra historia famosa de Kung Fu sobre Chan Yiu-Chi relata cómo era un hombre delgado y delicado, poco dado a alardear de su conocimiento de Kung Fu, mucha gente se preguntaba si realmente sabía algo de artes marciales.
En aquellos días era común que aquellos que no querían seguir ninguna disciplina desafiarían a una pelea al director de una gran escuela, como la de Chan Yiu-Chi, con el fin de hacerse nombre de una manera rápida. De esta manera, un día llego a la escuela de Chan Yiu-Chi, un hombre grande y poderoso llamado Gum Jai para desafiarle.

La respuesta del maestro en aquella ocasión fue de que ya era viejo y no deseaba enfrentarse a un joven como Gum Jai. Esto solo consiguió aumentar el ego fanfarrón de Gum Jai, quien comenzó a insultar a Chan Yiu-Chi. Los insultos no incomodaron al experimentado maestro ya que conocía sus propias capacidades, pero su esposa monto en cólera y le dijo que prefería convertirse en viuda después de esa pelea que permitir que ese rufián insultara a su marido y al Choy Li fut.

Chan Yiu-Chi le aclaro que no era que no quisiera luchar sino que no quería herir al joven. Gum Jai contesto jactancioso que eso no le importaba pues él podía derrotar fácilmente al frágil viejo. Chan Yiu-Chi anudo el largo traje alrededor de la cintura y, sosteniendo en la mano derecha la pipa de agua que había llevado durante toda la conversación, extendió la mano izquierda he invito a Gum Jai a comenzar la pelea.
Gum Jai lanzo un puño directo al rostro de Chan Yiu-Chi pero mucho antes de que alcanzara su destino el Maestro lo había parado con una combinación de nop-sao y lok kiu (bloqueo y agarre). Con rapidez añadió un corto gong yeong (golpe de palma) circular que envió volando a Gum Jai hasta el final de la habitación, donde colisiono contra una pared de ladrillo y perdió el conocimiento.
Chan Yiu-Chi, que también era herborista, reanimo a Gum Jai y le reprendió el que hubiese fanfarroneado, además de expresarle que solo había usado un poco de su fuerza para empujar a Gum Jai, no todo su poder. Chan Yiu-Chi recordó a gum Jai que volviera para seguir el tratamiento, ya que parecía seriamente herido. Desafortunadamente para Gum Jai, su orgullo herido le impidió volver. Murió después de algunas semanas por las heridas no curadas que la fuerza del empujón de Chan Yiu-Chi y el golpe contra el muro le habían causado.

Chan Yiu-Chi sintió pena, pero sabía bien que su intención no era la de matar a Gum Jai. Así comprobó como, después de un cierto nivel de conocimiento, una fuerza extraordinaria brota de forma natural incluso con el mínimo movimiento del cuerpo. Mucho de ese poder le venía por su entrenamiento con los muñecos de madera del Choy Li Fut.

Esta utilización de los muñecos de madera como forma de entrenamiento pasó en herencia directa a los discípulos de chan Yiu-Chi. Uno de los principales fue el Maestro anciano Hu Yuen-Chow, quien ostento el mayor rango mundial dentro del sistema Choy Li Fut. El a su vez paso las enseñanzas al grand Master Doc Fai Wong, hombre de mentalidad moderna que abrió su escuela a todo el que quisiera aprender, fuera chino o no. Gracias a este talante podemos hoy contar con el Jie Gao Pedro rico, considerado por el Grand Master Wong como uno de los mejores discípulos y actualmente máximo rango en Europa de la “Plum Blossom” Choy Li Fut – Tai Chi International Federation que lidera el Grand Master Wong.
El Jie Gao Pedro Rico con su gran experiencia y 30 años de entrenamiento y dedicación al Choy Li Fut ha ido formando bajo su estricta vigilancia a instructores y discípulos con un gran nivel gracias a la preparación a puerta cerrada que permite que la enseñanza se mantenga pura y no se pierda nada en el camino.

De ahí destacamos a uno de los discípulos que en final del año 2012 recibe el grado de Sifu por el Jie Gao Pedro Rico, este Sifu “Jhon Li” como lo llama el Jie Gao, abre su escuela en su tierra natal Palmira, ciudad situada en Colombia, para seguir enseñando el Choy LI Fut y Tai Chi Chuan, bajo el apoyo del Jie Gao y en continuo aprendizaje del mismo.

Comments are closed